Una persona exitosa

01/10/2022 por Carolina Aita

Hace unos días alguien me dijo que soy una persona exitosa y la verdad es que sí, me reconozco como tal. Seguramente no todos tengamos el mismo concepto del éxito así que por eso decidí escribir acerca del mío.

Básicamente creo que el hecho de estar convencida de que podría morir mañana y eso no me genera la menor inquietud, habla de que viví mi vida como elegí. Y eso es par mí ser exitoso. No seguí dogmas y tampoco necesité sublevarme para demostrarle nada a nadie.

No tengo pendientes y no necesito ver a mis sobrinos recibirse o casarse o lo que sea que decidan hacer. Compartí con ellos tiempo de calidad y sé que construimos recuerdos bonitos.

Estudié lo que era mi vocación… y estudié muchas cosas más que me interesaron. Siempre me fue bien en los estudios. He tenido facilidad para aprender.

Trabajé de lo que me gusta y tuve la fortuna de  llevarme en el corazón una cantidad de historias tejidas con mis alumnos.

Viajé muchas veces pero no por moda o por ostentación… viajé para estudiar, viajé para conocer mundo y ver la vida desde otro lugar. Viajé y viví en otro país. Crecí en esa experiencia y generé unos pocos ( pero valiosos) vínculos que aún a la distancia me nutren.

Amé de una forma sana, que no es poco. Aprendí a comunicarme con las personas que me importan desde un lugar calmo y respetuoso.

Descubrí mis pasiones, la danza y el running, y me dediqué con el alma a mejorar. Disfruté muchísimo de cada minuto que dediqué a practicar ambas disciplinas. Me sentí libre.

Y lo principal es que marqué una diferencia en la vida de varias personas. Hace unos días una amiga española me decía que lo que estoy atravesando en este momento es consecuencia de mi corazón enorme y sensible. Y tiene razón. No puedo arrepentirme de esa cualidad que desarrollé porque también es parte de mi éxito… 

 

Mi pasión

Llegar al corazón de las personas, transmitir con energía y pasión aquello en lo que creo, ser “diferente” como dice mi amigo Javi, aunque eso a veces genere un poco de dolor, aunque eso a veces despierte demonios en otras personas, aunque eso a veces sea mucho menos valorado que ser común.

 

 

 

 

 

Ver entradas antiguas